sábado, 13 de septiembre de 2008

¿POR QUÉ?...



¿Por qué?

¿Por qué los hombres por regla general son tan imbéciles?.....

Me explico: No deseo ofender a nadie, también nosotras a veces los somos,

Desearía tener respuestas a esa pregunta, una pregunta un tanto ¡ imbécil !,

¿ Tal vez……?.

La definición correcta en este caso sería de : Un hombre que no para de decir tonterías, mentir, no tiene autoestima y lo más disparatado es : que es muy INTELIGENTE , no es tonto, como se caracterizan los imbéciles habituales.

Un hombre que está dispuesto a dejar perder una familia por no ser capaz de decir la verdad, reconocer que se ha equivocado, que no es perfecto , que su debilidad se llama adicción (ya hemos hablado de este caso antes), que a su alrededor tiene personas que le quieren, pero en las cuales no confía, no las da una oportunidad para ayudarle, tal vez... por temor a que descubran que es un verdadero IMBÉCIL.

Mirando a nuestro alrededor vemos una sociedad sin valores, enciendes la televisión ..¿y qué ves?...

Una sociedad que da más importancia al tamaño del pene, la altura, la guapura, el físico, ser metrosexual, homosexual , etc... y que se yo cuantas imbéciladas más…….

Sabes que creo: Que la gran mayoría de nosotros somos verdaderos imbéciles , jugamos al juego que nos dicta la sociedad, nos enamoramos de barbies o kens perfectos, seguimos el modelo adecuado sin salirnos de los cánones dictados por la sociedad actual, por temor a ser tachados de ……… .


Pensar un poco, ¿ nos deberían enseñar a todos cultura-socio personal?, a empezar a tener valores propios, decir NO a ciertas cosas, no tener miedo o vergüenza de pasear junto con nuestra novia-o entrados en muchos kilos de peso, si realmente es lo que nos apetece hacer,( por decir un ejemplo).

Pero el motivo de mi escrito va para ese "imbécil " que no es capaz de ver lo que tiene ante sus ojos, una familia que se preocupa de él, le apoya, le quiere, pero que él no respeta, ( no se que tendrá en la cabeza), en que pensará cuando engaña a su esposa, cuando la miente en temas económicos, cuando intenta hacer ver que ella es la culpable de sus males.

Grita y amenaza al verse acorralado, no es capaz de dar respuestas coherentes ni precisas de aquello que se le acaba de descubrir.

Con lo fácil que es confiar en la persona amada, aquella que jamás te hará daño, decir lo que sientes, intentar ser feliz y hacer feliz a los que te rodean.

Puede ser que el ser humano no este preparado del todo para esa hazaña y prefiramos mentir, intentar ser especiales, únicos ante los demás bajo la atenta mirada de la mentira, pensando que no seremos descubiertos, y si lo somos, haremos lo posible para que el que nos descubra quede como IMBÉCIL.


alicia álvarez

6 comentarios:

Jordi dijo...

El miedo a reconocer los errores, el miedo al qué dirán, el miedo a que nuestra pareja no acepte nuestros vicios, o desvíos. Eso hace no confiar al 100% en esa persona que en el fondo lo daría todo por ayudarnos, por comprendernos, por aceptarnos.

Yo conozco un caso parecido, él nunca se ha sincerado del todo con ella, ni ella a él, en 15 años sólo han tenido relación de pareja, pero no de amigos, que es lo necesario para abrir completamente el corazón.

Ese imbécil no se da cuenta de lo que pierde, ese imbécil procura que quien le ha descubierto parezca ido, con malas intenciones, sinceramente, a veces algunos individuos es mejor esquivarlos y no meterlos en la vida de uno.

Le deseo suerte a su amiga, y ánimo, que de imbñeciles está lleno el mundo, y pronto se cruzará ocn otro...

alicia alvarez dijo...

Tal vez tenga usted razón, o tal vez seamos "imbéciles" ante una sociedad que lo que NO requiere son personas autodidactas , personas con un criterio que lleva a cabo un auto-proceso de enseñanza-aprendizaje partiendo de su juicio crítico de los conocimientos adquiridos por qué así es la sociedad actual.

Jordi dijo...

Somos ovejas, todos en el mismo rebaño, y al final, al matadero. Yo creo que es mejor ser águila, observar, buscar, volar, aprender y triunfar.

Oderfla dijo...

Pues a mí el imbécil mencionado en el texto me parece un caso clínico, más bien.

Hay mucha gente que valora lo que tiene, que confía, que quiere y se deja querer... Hay muchos más inteligentes que imbéciles, pero los segundos dan más la nota. Creo yo.

Jordi dijo...

Jejeje, coincido con Oderfla, los imbéciles se hacen notar más, siempre víctimistas y egoístas.

Jordi dijo...

Algún día el imbécil se dará cuenta de lo que deja escapar...