domingo, 31 de agosto de 2008

POLICIAS Y POLICIAS






Hace algunos años que trabajé en el cuerpo de la Policía Local, cuando la mujer aun no estaba bien vista, no importa el lugar, lo que quiero relatar es porque decidí dejar el cuerpo y que me motivo a cámbiar.

En mis tiémpos los Policías eran de verdad de vocación, sentías el uniforme, deseabas ayudar al ciudadano, hacer bien tu trabajo, teníamos un dicho muy popular entre los compañeros GUARDIA SOY DONDE ME MANDAN VOY, siempre lo decíamos antes de entrar de servicio. La verdad a veces añoro aquellos tiempos, donde yo era una niña de apenas 19 años inocente, dulce, con ganas de trabajar, y ayudar.

Pero con el tiémpo te das cuenta que eso no es del todo verdad, las envidias entre compañeros, la manipulación de ciertas informaciones, así como el machismo, los favores personales, el peloteo, están a la orden del día. Muchos siguen ahí porque es un trabajo seguro, un sueldo fijo hasta la jubilación.

Actualmente en la Policía no es lo mismo que antes, no digo que todos los agentes sean iguales , pero si un fuerte y númeroso grupo , tan sólo hay que fijarse en los tipos de personas que entrana formar parte del cuerpo, parecen clones, y si son realmente sinceros dirán que solo están ahí por el puesto de funcionario, por un trabajo fijo de por vida, no sienten el uniforme ni siquiera les importa un poquito la vida problemas de las gentes personas anónimas , antes éramos la policía del pueblo y para el pueblo, ahora son la policía de la represión, las multas escandalosas, las detenciones violentas, las caras de chulos prepotentes, los rapados a cero para parecer más intimidadores, y por supuesto la manipulación de información de cara al ciudadano.

Centrémonos en el caso, ¿Qué me hizo dejar el uniforme?...Pues una acción que aún hoy día recuerdo como si fuera ayer. De la cual no me siento nada orgullosa, porque fui una cobarde al no denunciarlo ante mis superiores.

Era una de tantas noches de servicio, con mis dos compañeros asignados de grupo en la furgoneta de atestados, detuvimos a dos magrebíes por robar un vehículo de alta gama, al interrogarlos mis compañeros “de mano floja” se pasaron, pero no obtuvieron

ningún resultado por parte de los individuos detenidos, uno de ellos (muy listo o ya acostumbrado a las detenciones), solicito un “Hábeas corpus” así que me puse con el papeleo de inmediato (presentación inmediata ante el juez , para su interrogación, en menos de 24 h, el cual decidirá sobre su detención), al acabar el papeleo me llamaron mis compañeros para que les acompañase junto con el otro detenido, (¡que extraño, pensé!... ¡ pero que podía hacer yo!...).

Llegamos a un paraje montañoso , paré el vehiculo y me dijeron: quédate aquí, no salgas, por si llama la central por radio, sacaron al detenido y lo llevaron junto a unos árboles , yo le oiga gritar unas palabras en su idioma que no entendía, y decidí ante tanto barullo bajar del vehículo y ver que estaban haciendo.

Uno de ellos le tenía encañonado con su pistola reglamentaria en la sien, mientras el otro le decía gritando : ( Habla o te metemos un tiro y te dejamos aquí, habla perro), (áctualmente esta áccion seria considerada delito ), no me pude aguantar más, me dió tanta rábia esa aptitud, que me fuí hacia ellos y gritándoles les dije que estaban locos que pararan , se había acabado esta aventura, que era hora de regresar a Ejefatura, me empujaron al suelo y siguieron increpándole, así que desenfundé mi arma y les apunté, sudorosa, témblorosa y cagada de miedo, no sabía lo que podía pasar, al verme, sus caras eran todo un poema, no se lo podían creen, la niñata les estaba amenazando, pero me hicieron caso, le volvieron a meter en el vehículo y durante el trayecto me informaron de forma amenazante que si hablaba ellos lo negarían todo, y quedaría como una bocas delante del resto de compañeros, y por supuesto un expediente sancionador por mentir, (no tenía pruebas era sus palabras contra la mía y la de un delincuente).

La verdad es duro pero así es. Decidí callar y no dije nada, pero ya no era lo mismo para mi, todo por lo que yo creía no era real, aquella noche me di cuenta que yo no quería ser así, no quería acabar así, ese mundo no estaba hecho para mi, yo me considero de otra casta, y ese no era mi lugar, un mes después solicité una excedencia de 5 años, que ya he renovado en varias ocasiones, esta ha sido la última renovación, la próxima solicitaré mi baja voluntaria porque sigo sin creer en un estado policial limpio, digno, seguro y trabajando para y por el ciudadano.

Estos dos ex-compañeros míos, áctualmente están en el cuerpo de Mossos d´escuadra donde tienen cargos de responsabilidad, por eso omito nombres y lugares, no es una denuncia tardía, tan solo una critica que espero sea constructiva. Actualmente la Policía es más represiva de lo que eran en la época de los grises. Tan sólo se salvan unos cuantos que aun siguen creyendo en el uniforme y el buen hacer policial.

En esta sociedad que ya sabemos que ha cambiado, que el delincuente es diferente, es más agresivo y malvado con sus victimas, que el modus operandi utilizado por ellos a cambiado, que los ajustes de cuentas están cada día imponiéndose más , que ya no tienen nada que perder, todo esto ya lo sé.

Lo que yo quiero criticar es la falta de humanidad por parte de un grandísimo sector policial, que se creen que por llevar un arma al cinto y ser funcionarios tienen el mundo a sus pies, no saber diferenciar entre el ciudadano de a pie y el delincuente, tachandonos a todos de igual modo , que no les puedas recriminar ninguna acción ni tan siquiera les puedas discutir una multa, porque a la que te niegas a callar te detienen con la excusa más cutre que un agente policial puede tener ( resistencia a la autoridad), eso para mi es una dictadura policial hacia nosotros.

Pero ellos no tienen la culpa, la culpa la tienen las escuelas policiales donde deben por obligación enseñar como asignatura obligada EL RESPETO A LAS PERSONAS SEAN DE LA CONDICION QUE SEAN, y a partir de ahí empezaran a ser más humanos. Pero claro lo tienen que poner en práctica y no poner cara de malos malisimos cuando los ves en un control rutinario que hasta los niños les tienen miedo.

Si queremos que nuestros hijos pienses que el policia es su amigo, estan para ayudar , que les empiezen a enseñar en las escuelas HUMANIDAD.


2 comentarios:

Jordi dijo...

Vaya desgracia de individuos como con los que Ud. se ha encontrado, sinceramente, la policía nunca ha tenido ni mi respeto ni mi simpatía, es más, prefiero la guardia civil de los 80, que los niñatos mossos de cuadra actuales, chulos, creídos, faltones, engreídos, que además se creen ser alguien por llevar un arma...
Conozco personalmente a 2, a uno de ellos lo han echado, después de 3 meses en el cuerpo, bueno no echado, lo "trasladan" a la policía local de algún pueblecillo que espero no visitar, por unos altercados en una comisaría de barcelona de hace unos meses, si, unas pequeñas palizas que aparecieron en la tv. El otro era un buenazo antes de entrar en el cuerpo, y ahora no deja de ser un buen tío, pero con los ánimos y chulería excesivamente subidos.

Casualmente vivo muy cerca de la escuela de policía de mollet del vallés, y coincido a menudo en el bar con estudiantes de esta escuela, si, con sus carajillos en la mesa, sus cervezas, pero no a las 10 de la noche... a las 7 de la mañana!!! antes de entrar a clase!!! pero señores, a estos individuos les debe oler el aliento, y aún así les dejan seguir estudiando para policías?

Yo no estoy de acuerdo que mis impuestos sirvan para pagar salarios, altos, a unos chavales que no sirven (en buena parte, pues no generalizo, hay buena gente seguro)no sirven para otra cosa y se han presentado a las oposiciones para tener su trabajo de funcionariado de por vida.

Debo recordar, pues yo he hecho las pruebas, que se le da excesiva importancia a los resultados de pruebas físicas, y de catalán, lo cual demuestra que nuestro govierno no busca el policía cercano al ciudadano, sino al guerrillero armado intimidatorio, algunos de ellos no saben ni escribir, por eso los examenes son tipo test.
En fin, Srta. Álvarez, que es una verguenza vivir en un país con este tipo de servicio y empleados públicos, nuestros empleados a nuestro servicio, se supone, no?

Oderfla dijo...

Vaya... Helado me quedo tras leer el artículo de Alicia y el comentario de Jordi (yo tuteo a discreción, qué le vamos a hacer).

Pero bueno, el ser humano es así... En algún sitio oí o leí que para saber realmente cómo era una persona había que darle poder. Me alegro, pues, de ser lector de este blog, pues está claro que lo escribe una buena persona.

P.D.: ¡Y motera! ¡Vivamos los moteros!