domingo, 7 de diciembre de 2008

VIOLENCIA DE GÉNERO, NO ES COSA SOLO DE HOMBRES (capitulo 2)






Hay personas que creen “ que hay que castigar más el maltrato masculino, por el mero echo de superioridad en fuerza”, y “que no tiene por que atentar contra el principio de igualdad”.


MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, considera que incrementar la sanción penal a los hombres que infligen malos tratos "no atenta contra el principio de igualdad" sino que se tiene en cuenta la vulnerabilidad histórica de las mujeres, "situadas en una condición de inferioridad".En un artículo publicado por 'El Mundo', la responsable de Igualdad saluda la sentencia en la que el Tribunal Constitucional avala la legitimidad de un agravamiento penal sólo para los hombres y defiende que "es legítimo sancionar más duramente la violencia que cometen los agresores cuando la víctima es una mujer".

Y…yo me pregunto…¿Esta señora Aído, es la ministra de igualdad para todos los ciudadanos?...¿O es ministra de igualdad para lo que interesa o da más juego político?...

Sabemos que siempre ha habido una desigualdad entre hombres y mujeres, (no hay que ser un lumbreras para saber que a lo largo y ancho de la historia ha sido siempre así), y es bueno que se haya rectificado y se de el protagonismo que se merece a la mujer, pues es un ser humano más, sin caer en la discriminación hacia el otro sexo.

Tenemos que empezar a entender que la igualdad empieza por ser iguales ante la ley , la justicia y la sociedad hombres y mujeres, no por el echo de haber nacido hombre hay que considerarlo como un monstruo que no se merece ni la más mínima duda ante una denuncia femenina. Demostremos que no caemos en lo mismo que durante siglos los hombres han hecho con las mujeres, que somos más inteligentes y sabemos convivir juntos.

El gobierno tiene la obligación de cambiar y crear leyes que dejen de ser obsoletas en este tipo de delitos, donde se juzgue por igual a hombres y mujeres, donde se proteja tanto al hombre como a la mujer en igual de condiciones, “hablo en caso de maltrato”.

En los colegios desde bien chicos debería de haber una asignatura obligada de educación social, donde estos temas se traten, se discutan y se entiendan, con total normalidad, sin utilizar la palabra tabú para un tema que nos afecta a todos, tal vez se pueda disminuir o paliar por fin este tipo de delitos.

Muchos hombres no todos, callan y no denuncian por temor a perder a su pareja, la patria potestad de los hijos, el hogar y la vergüenza social a la creen se verán sometidos, con lo que un día explotan y se desencadena en una desgracia familiar, es ahí cuando la policía debe por obligación investigar las causas y saber tratar por igual a este hombre victima y verdugo a la vez de su vida, donde los periodistas deben tener sentido común y dejarse de juzgar, y dar sensacionalismo barato, apalear, y someter al hombre que por un motivo X ha explotado de la peor manera posible.

No digo que todos los agresores sean iguales, y todas las agresiones deriven en la misma causa, pero si tenemos que aprender a valorar las causas sin juzgar bastamente y gratuitamente sobre un tema que solo la justicia tiene las armas suficientes para saber que pasa realmente por la cabeza de una persona para tomar tan drástica decisión.

Me gustaría que me dieras tu opinión al leer este escrito, y piensa que no excuso ningún tipo de maltrato, intento mirarlo desde otro punto de vista, tal vez me acuses de “hereje”, loca, o estúpida, por no estar deacuerdo como un burro con la opinión de un gran sector de la sociedad, o por el mero echo de ser mujer.
LOS HOMBRES TAMBIEN SUFREN DE MALTRATO, tal vez sea peor que el que sufren las mujeres, porque se ven ante la obligación de callar, ya que un sector muy pequeño de la sociedad es capaz de defenderles cuando una de nosotras les pega, insulta, amenaza, viola, etc…

6 comentarios:

Jordi dijo...

Bueno, seré el primero en opinar, pues es un tema complicado, del cual rehuyo hablar, pero por respeto hacia Ud, y como agradecimiento a sus comentarios en mi blgo, haré ese esfuerzo:

El hombre, al igualque la mujer, ha sufrido maltrato, sin duda, pero la diferencia está en que por lo general, el hombre maltrata a la mujer físicamente, y la mujer al hombre psicológicamente, ya sea con amenazas, lloros, extorsión, etc.

No siempre lo vemos así, la familia no reconoce fácilmente un maltrato psicológico, y la víctima se siente incomprendida y sola.
Cuesta mucho reconocer esa situación,en muchos casos el hombre a lo que teme es a quedarse solo, recordemos que no todos tenemos 30 años y podemos rehacer nuestras vidas, los hay con 70 que no saben cocinar y venq ue si denuncian o se separan, se quedan absolutamente solos.

Creo que desde la escuela se nos debería formar más en igualdad, de derechos y obligaciones, y menos en religión o historia.

Un placer colaborar en este blog.

alicia alvarez dijo...

Muchas gracias por su comentario, tiene usted razón y como ya he expuesto en el capitulo primero el gran problema del hombre es psicológico, por eso debemos trabajar a través de escritos como este y demostrar que todos somos iguales, no la igualdad que la ministra Aído quiere imponer, dejando a la mujer como victima social impune.

Anónimo dijo...

Menos mal alguien con sentido común y mujer que nos defiende,me encanta su blog.

Oderfla dijo...

Qué complicado... Yo desde pequeñito he sido bastante independiente en mi forma de pensar. Total... que yo siempre he pensado que la ley debe defender a los buenos de los malos, y ya está. Porque malos los hay en todas partes, y buenos también.

No obstante, en tiempos modernos siempre se ha tendido, en parte comprensiblemente, a defender más a la parte considerada históricamente débil: primero al trabajador más que al empresario, ahora a la mujer más que al hombre.

Desde un punto de vista estrictamente abstracto, no me parece bien: todos iguales es todos iguales, pero siendo la justicia humana, y por lo tanto falible, quizás es necesario decantarla un poco de antemano para que con el paso del tiempo se acabe balanceando.

Recordemos que no hace tanto de sentencias en las cuales se justificaba alguna aberración de un hombre hacia alguna mujer por llevar la segunda minifaldas.

Por supuesto, que algunas mujeres mientan sobre este tema en causas de divorcio, causa escalofríos. Pero, al igual que no todos los hombres son iguales, las mujeres tampoco.

Personalmente, yo me decantaría por aumentar muchísimos las penas para cualquier tipo de acto violento. La violencia sigue demasiado justificada en nuestra sociedad: es que se calentó, es que había bebido, es que se le fue la mano, es que tiene un pronto muy fuerte... Los violentos: a la cárcel muchos años. Los maltratadores psicológicos, también.

Un saludo.

natalia dijo...

Ordefla, ole tus huevos, asi se habla, pienso como tu, y tambien entiendo alicia, la ley es un asco. no se puede decantar hacia nadie esta echa para todos por igual.

rosi dijo...

pienso que la ministra Aído vulnera algo muy importante el articulo 14 de la constitución, TODOS SON IGUALES ANTE LA LEY, SIN DISCRIMINACIÓN POR RAZA, SEXO O RELIGÓN. No tengo más que añadir.